Padre de bondad, tú en el principio eres Palabra que alienta la creación y la santifica, eres la voz que conduce a tu pueblo, voz a través de muchas voces.

En tu infinito amor, Padre, nos regalas a tu hijo, que es la gran buena noticia para los hombres y mujeres de buena voluntad.

En tu iglesia, Padre, reconocemos la presencia del espíritu, la luz que alumbra nuestras voces en el camino hacia ti.

Nos escogiste, señor, para unirte y hacer común, para entrar y multiplicar, en todas las verdades, la única verdad.

Haznos pregoneros del amor, comunicadores de la paz, sembradores de esperanza.

Ayúdanos a descubrir tu rostro en la historia diaria de nuestro mundo.

No nos dejes perder nunca el asombro, fortalécenos frente a la fatalidad y la desesperanza, haz que busquemos la verdad con inagotable sed de ti, y que siempre estemos cerca de los pobres y marginados, de los que sufren y no tienen voz.

Danos, señor, la humildad de nuestra madre, María, para hacer de nuestras vidas instrumentos de tu amor. Amén.

(Oración elaborada por la Conferencia Episcopal de Chile y dirigida  a los comunicadores católicos para encomendar a Dios su trabajo)


otras fuentes:

http://www.revistaalmas.com.mx/ora_comunicadores.html 

http://sinagogaoraciones.blogspot.com/2011/09/oracion-de-los-comunicadores.html

Anuncios