(devoción privada unicamente)

su Eminencia, el  Cardenal Merry del Val, acostumbraba rezar ésta oración diariamente, después de celebrar la santa misa.

¡o Jesús! Mánso y humilde de corazón, escuchadme.

Del deseo de ser estimado.

del deseo de ser amado.

del deseo de ser estimado.

del deseo de ser honrado.

del deseo de seralabado.

del deseo de ser preferido.

del deseo de ser consultado.

del deseo de ser aprobado.

librame, Jesús.

del temor de ser humillado.

del temor de ser despreciado.

del temor de ser reprendido.

del temero de ser calumniado.

del temor de ser olvidado.

del temor de ser olvidado.

del temor de ser ridiculizado.

del temor de ser injusticiado.

del temor de ser sospechado.

Librame Jesús.

Que los demás sean más amados que yo

que los demás sean más estimados que yo

que en la opinion del mundo, otros sean engrandecidos y yo humillado.

que los demás sean preferidos y yo abandonado.

que los demás sean alabados y yo menospreciado.

que los demás séan preferidos en vez de mi en todo.

que los demás sean más santos que yo, siendo que yo me santifíque debída mente.

Jesús consedeme la gracia de decearlo.

 imprimatur: James A Mcnulty, Obispo de Paterson, N, J.  

PIETA

Anuncios